Premín de Iruña

IGNACIO BALEZTENA ASCÁRATE "PREMÍN DE IRUÑA" (PAMPLONA 1887-1972): SU PERSONA, SU VIDA Y SU OBRA

sábado, 7 de mayo de 2022

Ignacio Baleztena Ascárate y la visita de San Miguel de Aralar a la Diputación

 

Comenzábamos la semana pasada con la absurda polémica de si se recibía a San Miguel de Aralar en el Palacio de Navarra o era un visitante non grato para nuestras y nuestros sesudas y sesudos políticas y políticos que nos gobiernan, tan representantes y representantas del sentir navarro. Finalmente, las puertas del Palacio de todos los navarros se le cerraron.

 Precisamente fue mi padre Ignacio Baleztena quien reinstauró la secular tradición de la visita del ángel al Palacio de la entonces Excma. Diputación de Navarra en una época en que estos dramas tan severos ni se planteaban al sentido común del pueblo. Allí estaban en 1925 todos encantados recibiéndole, los liberales, conservadores, carlistas y nacionalistas. Cierto que las y los socialistas y comunistas eran casi inexistentes entonces. Hoy, en una sociedad supuestamente mucho más libre y avanzada las y los grandes promujeres y prohombres de nuestro gobierno han tratado de hacer a San Miguel de Aralar víctima de la cultura de la cancelación, la actual censura. Actualizando una frase que se atribuye a Voltaire parece que dicen otra similar: “el libre pensamiento proclamo a viva voz, pero cancelo a todo aquel que no piense igual que yo”. “¡Viva la libertad!” dirán rompiendo con las ideas y tradiciones de generaciones y generaciones de navarros, entre ellos (es de suponer) muchos padres y abuelos de las y los anti angelico que tengan ascendientes navarros.


Aparte de historietas politiqueras de nuestros y nuestras gobernantes y gobernantas, que así se desviven con nuestros dineros por las auténticas necesidades actuales del pueblo, la Pascua en Pamplona se relaciona con la llegada de San Miguel, que hace una peregrinación inversa: en vez de ir nosotros a su santuario, viene él a nuestros pueblos. En Pamplona fue recibido por los txistularis, los “apezas”, el angelico de la Meca, y cantidad de navarros políticamente incorrectos.

 

Pero vayamos al tema de cómo mi padre Ignacio, siendo diputado foral consiguió que se restableciera la secular costumbre de la visita de la imagen del "Angelico" de Aralar al Palacio de la Diputación. Fue aprobada por acuerdo de 22 de abril de 1925, y en él se establece el programa para su recepción mediante el protocolo elaborado por el propio Baleztena:

          

            "Verificará la visita al Palacio Provincial la venerada imagen del Santo Patrono de Navarra, reanudándose la vieja y cristianísima costumbre que nunca debió interrumpirse.

            Si el tiempo lo permite, el Ángel será trasladado procesionalmente desde la Catedral al Palacio de la Excma. Diputación, y si lloviera, ésta enviará un coche para el traslado. A las once se hará la visita.

            S.E. ha hecho un digno preparativo en la Casa: la Corporación se prepara con entusiasmo y gusto para la fiesta.

            En la escalera principal se han colocado gran número de macetas, y en las galerías la estupenda y valiosa colección de tapices, propiedad de S.E., que, a una con las banderas históricas que con sumo cuidado se conservan en el Palacio Provincial, adornan las paredes.

 

     Programa:

 

            A las 11, la Excma. Diputación en Corporación, acompañada de sus maceros, esperará en el vestíbulo del Palacio la llegada del Ángel. Todos los empleados de la Casa se hallarán en aquel lugar con velas. Procesión por la escalera principal y las galerías a la Capilla. Se celebrará una misa y se adorará la imagen por los diputados, personal de la Casa y los invitados de los diputados.

 

 

            S.E. lo ha organizado como corresponde a la primera Corporación de Navarra que tanto ama a su Angel tutelar.

            El recibimiento fue hecho por la Corporación, formada por los Sres. Erro, Baleztena, Usechi y Goizueta, y con toda la ostentación oficial de maceros y rey de armas, llevando éste la tabarda y medallón usado por los reyes de armas de Navarra desde el siglo XVI, a los acordes de la Marcha del Reino, interpretada por la Capilla de Música de la Catedral.

            La misa fue celebrada por el presbítero don Juan Adot, que desempeñaba las funciones del capellán Sr. Villanueva. Usó el cáliz que regaló Carlos III a Santa María de Ujué.

            Los Sres. Diputados fueron felicitadísimos por la reanudación de este acto tan piadoso y edificante, especialmente don Ignacio Baleztena, que fue el iniciador de la idea y quien se encargó personalmente de los preparativos del acto".

Foto de la visita de San Miguel de Aralar a la Diputación a comienzos del siglo pasado


 Pues bien, este mismo acto, especialmente emotivo para muchos navarros, es el que se ha desarrollado hasta 2019 con leves modificaciones como podéis ver en este vídeo que ha elaborado mi hijo Joaquín. 


Este es el acto que el gobiernico Chivite te ha impedido disfrutar en tu Palacio, seas creyente o no.


Tras un paréntesis por la pandemia de la COVID, este año el Gobiernico de Navarra ha decidido romper esta tan navarra tradición, pretendiendo, ilusamente, hacer un feo a San Miguel de Aralar produciendo risa y sonrojo porque no ofende el que quiere sino el que puede. El aingeru de la montaña navarra está muy por encima del gobiernico de cada momento, pero a quien si ha vetado el ejecutivo de la cirbonera Chivite a sido a los navarros que libremente quisieran acceder al que se supone es el Palacio de todos, para participar de una de las celebraciones más bonitas que se celebran allí a lo largo del año desde el punto de vista no solo religioso, sino también popular y cultural. Quizá a María Chivite nuestro aingeru no le dice demasiado pero Nor Jaungoikoa bezela?. Iñor ez Jaungoikoa bezela!. Coja el traductor de Google si lo necesita sr/sra presidenta.

En este ambiente de cristianofobia delirante y enfermiza podría ser buena idea que dejen las cosicas tranquilas evitando crear problemas donde no los hay y no toquen nuestras devociones y tradiciones. Gracias pero no se preocupen tanto por defender nuestros derechos y libertades que no hace falta, que al que no le guste es libre de no asistir.

En fin, querido lector, seguiremos con el blog a ver si consigo avanzar de los años 50, que como buen jubilado no me da la vida.

domingo, 13 de marzo de 2022

En el IV centenario de la canonización de San Francisco Javier

 

Ignacio Baleztena y el III centenario de la canonización de San Francisco Javier

 

Querido lector, el 12 de marzo de 1622 el papa Gregorio XV canonizaba a nuestro mas universal paisano, Francisco de Jaso, es decir San Francisco de Javier, patrón de Navarra junto con San Fermín. Pues bien, si hago bien la cuenta ayer se cumplieron nada más y nada menos que 400 añicos de este gran acontecimiento. Con motivo del mismo el Papa Francisco a promulgado un año santo javierano y precisamente ayer tuvo lugar la segunda javierada (por fin un poco de cordura tras dos años de parón por la pandemia del coronavirus). Están programados varios actos en parroquias, iglesias, ermitas, auditorios.... pero hasta ahora ya se está tardando en organizar un acto de religiosidad popular en la calle, como el aitacho organizó se encargó de llevar a cabo hace 100 años con motivo del tercer centenario, y que es el que ahora mismamente te voy a contar ayudado por algunas “iruñerías” que mi propio padre escribió con el seudónimo Tiburcio de Okabio (aunque era más conocido como Premín de Iruña).

2ª javierada en el IV centenario de la canonización de San Francisco Javier
12 de marzo de 2022

Antes de esto, conviene hacer una aproximación a la situación de la Navarra de 1922. En España reinaba Alfonso XIII bajo el régimen de la monarquía parlamentaria constitucional. Nuestros padres y abuelos (en su inmensa mayoría) se destacaban por ser católicos y fueristas. Esta era la causa del fuerte arraigo popular del carlismo en nuestra tierra.

Los liberales tiraban hacia el lado conservador y, también estaba el nacionalismo vasco, que tuvo una penetración lenta y tardía en Navarra, siendo mucho más moderado que el “bizkaitarra” y sin pretender la separación de España. Hago esta aclaración para para entender que la cultura vasca no suponía ningún problema ni conflicto. Del lado de la izquierda, la presencia socialista era testimonial.

La reacción a la política anticatólica de los gobiernos liberales de comienzos de siglo se reflejó en Navarra en multitudinarias manifestaciones populares de afirmación católica. Y, precisamente en este clima, mi padre Ignacio Baleztena fue elegido diputado foral y, en 1922, designado por la Diputación como responsable de la Junta Organizadora de los actos conmemorativos del III Centenario de la Canonización de San Francisco Javier, patrono de Navarra por "decisión de la antigua Diputación y de nuestras veneradas Cortes".

Baleztena se empeñó en conseguir de Alfonso XIII (y eso que él era jaimista, es decir, partidario del rey carlista D. Jaime III) la cesión del crucifijo del Santo y en trasladar su brazo desde Roma, para lo cual tuvo que marchar a dicha ciudad y traerlo contra la voluntad inicial de los Jesuitas, gracias a las gestiones realizadas por el Cardenal Benllacq. Así, no sin vencer muchas dificultades, se consiguió que el brazo del Santo Apóstol navarro viniera a bendecir la tierra que le vio nacer. Escribía el mismo Baleztena "Era el 8 de mayo de 1922, cuando, a eso de las cinco y media de la tarde, atravesó la frontera Navarra la Santa Reliquia, acompañada de la representación de la Excma. Diputación de Navarra, compuesta de su señor presidente don Lorenzo Oroz y del diputado de la merindad de Pamplona don Ignacio Baleztena, que había ido a Roma para traerla, y de gran número de navarros que salieron a Bayona para tener el alto honor de acompañarla…”.

El recorrido del brazo por toda Navarra daría para varios artículos, así que me centraré en las fiestas que se celebraron del 20 al 25 de septiembre en Pamplona. A lo largo de este tiempo, se sucedieron multitud de actos religiosos y profanos, desde masivas procesiones y solemnes misas, hasta gigantes y kilikis, corrida de toros, zezenzuskos y bandas de música. Y es que mi padre no entendía que una celebración religiosa no fuera acompañada de actos festivos populares.

Pues bien, el 24 de septiembre “Antes de las diez, fueron llegando a la catedral todas las corporaciones, las diputaciones, prelados y autoridades superiores de Navarra.

Poco después de las diez, bajo el severo y augusto tañido de la gran campana de la catedral, comenzó a salir organizada la gran procesión. Primero, iban los gigantes y cabezudos con las gaitas y tamboriles y su alegre acompañamiento de cientos de mocetes. Seguían, cuatro gastadores de Almansa, a media gala, abriendo paso de honor a la comitiva, en la que figuraban las representaciones de todos los ayuntamientos de Navarra con sus banderas, resaltando, entre ellas, la histórica del Baztán y las del valle del Roncal, cuyos alcaldes y concejales lucían el severo y típico traje del país. Mezclados entre las comisiones municipales iban las bandas de música de Estella y Sangüesa; la de Pamplona acompañaba a los Niños de Infancia que eran los que abrían la marcha tras el piquete de caballería.

Seguían a continuación los sacerdotes de Misional y todas las representaciones de las órdenes religiosas, del Centenario, Excmos. ayuntamientos de las cabezas de merindad Estella, Tudela, Sangüesa, Olite y San Juan de Pie de Puerto con sus banderas y maceros, presididos por la excelentísima corporación municipal de Pamplona; las representaciones de las diputaciones vascas con su lucido acompañamiento de forales, miqueletes, bandas de clarineros, pajes y maceros.

Figuraban detrás las sagradas imágenes de San Fermín y la de Nuestra Señora la Real de Pamplona, precedidas de la del glorioso San Miguel Excelsis (San Miguel de Aralar), y venían luego la más alta representación autoridad eclesiástica…

Toda la presidencia subió al salón del Trono, y desde los balcones, con el Sagrado Brazo y la milagrosa Cruz se bendijo a la inmensa multitud.

Acto de bendición con la reliquia de san Francisco Javier y el Cristo del cangrejo desde el palacio de Diputación, tras la procesión, en Pamplona el 24 de septiembre de 1922ALFONSO CIARÁN (MADRID). TOMADA DEL DIARIO DE NAVARRA DE HACE 2 DÍAS


Esta misma foto la guardaba el aitacho, algo más recortada pero con más precisión en la imagen. Lamentablemente está estropeada por una mala conservación


Acto de bendición con la reliquia de san Francisco Javier y el Cristo del cangrejo desde el palacio de Diputación, tras la procesión, en Pamplona el 24 de septiembre de 1922. Archivo Baleztena Abarrategui


Y efectivamente se congregaron 25000 personas en una ciudad que tenía 33200 vecinos. En la foto de aquel día buscamos a Ignacio Baleztena en el balcón con las autoridades, donde le correspondería estar, y no lo encontramos. Pero si nos fijamos con cuidado, entre la multitud, vestido de frac como diputado foral, se encuentra en toda la salsa, cerca de San Fermín junto con Manuel Irujo, diputado nacionalista, que salvando sus diferencias ideológicas supieron encontrar lo que les unía, igual que hicieron anteriormente el navarro Francisco de Jaso (San Francisco de Javier) y el guipuzcoano soldado de Castilla Ignacio de Loyola (San Ignacio).



Ignacio Baleztena de frac arriba a la derecha hablando con Manuel Irujo


Mientras tanto, en el balcón principal de Casa Baleztena, totalmente engalanada y con los balcones repletos, estaba mi abuela Dolores con un gran retrato de San Francisco Javier pintado precisamente para la ocasión por la hermana del aitacho, la tía Mª Ysabel. 

Balcón principal de Casa Baleztena con el gran retrato de San Francisco Javier
pintado por Mª Ysabel Baleztena Ascárate para el 3 centenario
de la canonización del santo


Cabe resaltar que este mismo retrato fue colocado por la  familia Baleztena en otra concentración multitudinaria, con la que no estábamos de acuerdo: 30 años después, Casa Baleztena se cerró a Franco el 3 de diciembre 1952, y a diferencia de 1922, los balcones permanecieron totalmente vacíos. En vez de engalanar la casa, solo pusimos presidiendo este enorme cuadro de San Francisco Javier en el mismo balcón, vacío como desplante a Franco. Finalmente, tal cuadro con toda su pequeña pero signficativa historia, fue cedido por la familia a la Parroquia de Leiza donde actualmente se venera.


Cuadro de San Francisco Javier en la parroquia de Leiza
Pintado por Mª Ysabel Baleztena Ascárate


Ahora, 100 años después me pregunto, si levantaran la cabeza el carlista Ignacio Baleztena de Dios, Patria-Fueros, Rey, el nacionalista Manuel Irujo de Jaungoikoa eta lege zaharrak y toda esa multitud de navarros ¿reconocerían esta Navarra? ¿Qué les unía? ¿Qué hemos hecho con la herencia de nuestros antepasados?


San Francisco Javier
Cuadro de Mª Ysabel Baleztena Ascárate

Para conocer lo que ocurrió durante el tercer centenario de la mano del aitacho aquí tienes los enlaces

Llegada del brazo a Navarra

La procesión del 24 de septiembre

Recorrido por la Navarra de Ultrapuertos

Por todo lo anterior le dieron al aitacho este reconocimiento recuerdo del tercer centenario


Recuerdo del tercer centenario de la canonización de San Francisco Javier
otorgado en reconocimiento por la organización del mismo a Ignacio Baleztena Ascárate


Y en breve si Dios quiere seguiré contando cosas de la vida del aitacho y la familia


domingo, 30 de enero de 2022

Enererías. Apuntes históricos

 


Querido lector, acaba enero y seguimos en el día de la marmota. Más de dos años oyendo lo mismo: distancia, mascarilla, vacuna, sube la curva, baja la curva “juntos venceremos”, “los viviremos” y otro año más y sigue. Así que vamos a tratar temas más animantes.

Acaba enero, un mes que en Pamplona  tiene un toque especial dado el "aitacho". Empezando por el primer día del mes y del año entramos, con permiso de las uvas,  con una de las canciones posiblemente más conocidas sobre Pamplona en el mundo mundial, el famoso “uno de enero”, cuyo autor fue precisamente Ignacio Baleztena a principios del siglo pasado. Y a raíz de la misma, surgen las cenas de la escalera, las misas de la escalera y toda esa preparación para nuestras queridas fiestas de San Fermín que por supuesto las viviremos, como el año pasado y el anterior.

Partitura del Uno de Enero escrita por Carmelo Cervantes. Letra Ignacio Baleztena Ascárate. Música popular con arreglos de Silvanio Cervantes.


Llegamos al día 5, víspera de la Epifanía, Reyes Magos para los amigos, en la que la cabalgata pamplonesa tiene un toque especial, o eso nos parece a los irunshemes… e irunalabas, que si no me llamarán algófobo (y ya estoy muy mayor para estas martingalas). Aprovecho para dar la enhorabuena a la Asociación Cabalgata Reyes Magos de Pamplona que la mantiene actualmente, por celebrarla contra coronavirus y marea, que necesitamos vacunarnos también contra el hastío y la tristeza.

La cosa es que viendo entrevistas y reportajes parece que la cabalgata surgió al azar, como consecuencia aleatoria del Bing Bang, al igual que todo lo demás, como confirma la lógica probabilística. Pero en este caso no es así, hubo un “creador” y de nuevo fue Ignacio Baleztena. Y es que, tan ilustres monarcas, no siempre han venido en cortejo a nuestra vieja Iruña. Todo comenzó en los años 20 del siglo pasado, cuando el aitacho Ignacio comenzó a invitar a SSMM en el círculo carlista a través del rey Baltasar, con quien mantuvo siempre una muy estrecha relación, hasta el punto de que en los mentideros pamplonicas  se rumoreaba que tenían un parecido muy fuerte. Más tarde, por su cargo de Diputado foral, le tocó encargarse de los asuntos de la Casa de Maternidad. Allí acudía con fre­cuencia para enterarse de sus necesidades y para entretener y entretenerse con los niños. Así pues, posiblemente en 1926, se le ocurrió organizar la visita de los tres Reyes Magos de Oriente a la Maternidad cargados de regalos y golosinas, fiesta similar a la que ya venía realizando en el Círculo Carlista. Resultó tal éxito que, a través del periodista Perico Martín, consiguió involucrar a la Asociación de la Prensa de Pamplona en 1927 presidida entonces por Javier de Arvizu, para hacer la cabalgata extensiva a toda la ciudad, manteniendo él la relación directa con Baltasar.


Una de las primeras cabalgatas de Pamplona con Ignacio Baleztena Ascárate


El helador enero, desobediente y altanero frente al cambio climático, sigue avanzando y nos encontramos con otro evento que este año se ha visto aplazado, esperemos que no suspendido, que es “el Rey de la Faba”, una restauración de la celebración iniciada por los monarcas de nuestro viejo Reino de Navarra hacia el siglo XIII y que se prolongó hasta entrado el siglo XVIII. De nuevo en los reportajes no queda del todo claro el origen de esta recuperación, que para variar era el mismísimo Premín de Iruña, y por cierto, con similar recorrido histórico. Fue precisamente allá por el año 1920 cuando Ignacio Baleztena se propuso retomar esta ancestral costumbre cuyos orígenes él mismo investigó. Esta primera edición de la “Fiesta del Rey de la Faba” se celebró por primera vez en Pamplona en el Círculo Carlista. En 1931, el aitacho fundó la “Orden del Zaldiko Maldiko”, que la convirtió en la peña “Muthiko Alaiak” en 1934 y estas asociaciones fueron con las que siguió celebrando el Rey de la faba, extendiéndolo posteriormente a toda Navarra. Después cogió el testigo otro de sus inventos, la “Cofradía del Gallico San Cernin” en los años 1954 y 55 y; al fin, de nuevo la organizó hasta hoy el Muthiko Alaiak y la Asociación Rey de la Faba más recientemente.

Ignacio Baleztena en la celebración del Rey de la Faba que él restauró


En resumen, que si hablamos de enero en Pamplona hablamos de “uno de enero”, de cabalgata, de “rey de la faba”… y todo nos lleva al mismo aparentemente  inexistente personaje de  Ignacio Baleztena, Premín de Iruña o Tiburcio de Okabio, que lo mismo da que da lo mismo. Igual el aitacho fue un mito y nunca existió, como San Fermín, las cadenas del escudo de Navarra, la Iruña prerromana o la batalla de Roncesvalles. Quién sabe, lo dejo al sesudo estudio de los ilustres historiadores, reconstructores de la verdad, que nos abren los ojos frente al engaño que hemos sufrido durante siglos. 

Hasta la próxima entrada si Dios quiere, en que seguireos con cosas del "aitacho"


domingo, 23 de enero de 2022

In memoriam Ignacio Baleztena Abarrategui, "Tatito"

Querido lector, mal empezó este funesto año con la muerte de mi hermano "Tatito". El 21 de febrero a sus 84 años de edad fallecía el sexto hijo del aitacho, Ignacio Baleztena Abarrategui. Tranquilos no falleció de Coronavirus. Por desgracia hay otras muchas enfermedades también.

Podría contar muchas cosas de su vida pero lo dejo en manos de mi hermano Carlos, "Caco", que lo hizo de forma magistral con motivo de su 80 cumpleaños mediante artísticos dibujos e ingeniosos comentarios:












También le he pedido a mi hijo Joaquín que hiciera un vídeo in memoriam a partir de una actuación del Muthiko Alaiak en 1970 con unas imágenes inéditas.






Después de ver el vídeo igual te ha pinchado la curiosidad de dicha actuación y dónde fue. Lo veremos más adelante.

De momento lo importante, que Tatito descanse en Paz con el aitacho la mamita y resto de familia. Un fuerte abrazo a su mujer Maite y sus hijos con mis oraciones.

En la próxima entrada si Dios quiere veremos cómo ha seguido siendo este año tan nefasto.

domingo, 16 de enero de 2022

Feliz Navidad pasada y próspero 2022

Querido lector, año nuevo vida nueva. Este año ha sido especialmente duro por motivos que te iré contando, pero también el transcurso de este año y las numerosas peticiones que he recibido de seguidores y amigos me hacen proponerme como propósito continuar con el blog del aitacho.

Así en primer lugar quiero desearte que hayas pasado muy feliz Navidad y que este 2022, que parece el día de la marmota con el maldito coronavirus, sea mejor que el pasado. No lo pongo muy difícil.

Para estas felicitaciones te inserto un vídeo que ha realizado otro año más mi hijo Joaquín Baleztena Gurrea  a través de la Sociedad Chopical creada precisamente por el aitacho en Leiza a principios del siglo XX en su querida Leiza. Se trata del tercer belén viviente de Leiza este año titulado "de generación en generación". No dudes en verlo hasta el final. Seguro que el aitacho estará encantado de ver la continuidad de sus iniciativas más de un siglo después y además con una obra que quiere ser un homenaje a la Tradición.


Y en las próximas entradas os explicare porque este año ha sido especialmente complicado y duro para mí y seguiré con la historia y legado del aitacho si Dios quiere.

jueves, 24 de diciembre de 2020

Feliz Navidad

 Querido lector, esta entrada es simplemente para desearte una muy feliz y santa Navidad y lo hago con este vídeo elaborado por mi hijo Joaquín, que como se ve lleva el gen de su abuelo Ignacio siempre metido en mil líos e involucrando a todo el que se le acerca. Para verlo pincha sobre la foto.




En breve seguiré con el blog del aitacho, mientras tanto ¡Feliz Navidad!. ¡Eguberri on!. (lo de zorionak es una chapuza que lo mismo sirve para un roto que para un descosido).

martes, 13 de octubre de 2020

Aniversario de Silvita Baleztena

Querido lector, desde hace más de un año tenía pendiente escribir esta entrada por el fallecimiento de otra hija del aitacho, Silvia Baleztena la mayor de todos los hermanos, el 17 de Julio de 2019.

Como obituario he preferido utilizar sus propias palabras mediante extractos de una entrevista realizada por Malefigue films



Mi hermana Silvita, con sus virtudes y sus defectos, con sus muchos más de 8 apellidos vascos, disfrutaba con el folklore vasco mamado en casa desde niña, católica, politicamente carlista, valiente, muy navarra y orgullosamente española. Esto último pudo costarle la vida cuando en 1978 cuando los terroristas etarras le pusieron dos bombas en el mismo año en su boutique Lady&Shock destrozando su proyecto como mujer emprendedora. 

Como los hermanos Baleztena estábamos continuamente amenazados y en las listas de ETA Silvita cogió el teléfono para plantar cara a un conocido dirigente abertzale diciéndole "ya sabes que somos 10 hermanos y si le pasa algo a alguno de ellos vamos a ir a por tí, pero no como vosotros con pistolas y por la espalda, sino de frente y no te vamos a matar pero te acordarás toda la vida". Este dirigente contestó "Silvitica, pero ¿cómo puedes decir eso si ya sabes lo que yo os aprecio y no tengo nada que ver?". Y ella dijo con esa forma de hablar tan vasca "si, tu ya sabes que yo se lo que tu ya sabes, pero como es al que conocemos iremos a por tí". A partir de ese momento mágicamente y aunque el dirigente abertzale "no sabía lo que sabía" cesaron las bombas y disminuyeron las amenazas directas de ETA, aunque no del todo. Y es que hemos sufrido lo que es vivir amenazado, en mi caso recibiendo llamadas anónimas que cogían a veces mis hijos pequeños "vamos a matar a tu padre", cartas amenazantes incluyendo a mi mujer e hijos, tener que ir a charlas de la policía para autoprotección, tener que vivir con contravigilancia policial, estar marcado profesional y socialmente, mirar el coche y el buzón... pero esto no viene a cuento ahora en este blog que es del aitacho y estamos hablando de Silvita. En cualquier caso la manera de sobrellevarlo ha sido la que vimos en mi padre, con valentía, sin odio y sin perder el humor (a lo cristiano).

Como habréis visto en el vídeo Silvita habla contra Franco y arruga su nombre en una bandera que algún descerebrado pintó mientras en su pañuelico rojo sanferminero luce el escudo de Navarra con la Laureada, ya que consideraba que lo importante no es quién "la había concedido" sino los miles de voluntarios navarros que la ganaron y que no luchaban precisamente por Franco.

Hoy 12 de Octubre, día de la Virgen del Pilar, patrona de la Hispanidad, de Lecumberri, de la guardia civil, de correos y telégrafos... es un buen día para reiniciar este blog inconcluso. Espero poder seguir contando cosas del aitacho hasta el final de su vida, así que hasta la próxima entrada si Dios quiere y el gobierno nos deja , expresión que siempre se ha dicho en mi casa.

Que la Virgen del Pilar ruegue por nosotros y se acaben los odios irracionales que tanto mal nos están produciendo desde hace demasiado tiempo.