Premín de Iruña

IGNACIO BALEZTENA ASCÁRATE "PREMÍN DE IRUÑA" (PAMPLONA 1887-1972): SU PERSONA, SU VIDA Y SU OBRA

jueves, 8 de diciembre de 2016

Ni fascistas ni franquistas

Ave María Purísima
sin pecado concebida



Querido lector, aprovecho la festividad de la Inmaculada Concepción, patrona de España, para recordarte lo que escribió el aitacho sobre como se celebraba esta festividad en Navarra, explicando "los actos y funciones que acostumbra a celebrar la M. N. y M. L. Ciudad de Pamplona, Cabeza del Reino de Navarra" que ya publiqué en esta iruñería (pinchar aquí)

Quiero especialmente encomendar en esta solemnidad mariana a mi hermana Rosarito Baleztena Abarrategui, hija de Premín de Iruña, que ha fallecido recientemente. Que la Virgen del Chaparro la tenga en su Gloria junto con el Aitacho, la Mamita y resto de la familia. Agradezco sinceramente las muestras de afecto recibidas por tanta gente de tan diversas procedencias geográficas e ideológicas.

Y cambiando totalmente de tercio, la tabarra que nos están dando con la memoria histórica me hace seguir hablando de cosas que ya están más que tratadas. Pero en fin al hilo de esto quiero hacer pública en este blog la carta que no se ha dignado a publicar el Diario de Navarra, pese a lo involucrado que está últimamente con la mencionada memoria histórica.

NI FASCISTAS NI FRANQUISTAS

Desde hace algún tiempo se está vertiendo a través de muchos ámbitos, machaconamente, condenas, declaraciones y actuaciones que intentan desfigurar y reescribir la historia de Navarra en 1936, mediante una agresión sistemática contra quienes no pueden contestar debido que la inmensa mayoría han fallecido.

    En aras de una llamada “memoria histórica” se adoctrina asegurando que se produjo un “golpe militar fascista franquista contra la legalidad republicana” y se tilda a todos los del bando nacional de fascistas, franquistas y asesinos.

    La verdad histórica, ya que la memoria quizá no es el mejor sistema de valorar sucesos de los que ya muy pocos se acuerdan, es la siguiente: Ese año en las elecciones los resultados fueron los siguientes: El Frente Popular tuvo 34.967 votos, el PNV 14.799 y la derecha tradicionalista 82.859. Esta era la realidad social de la Navarra de 1936.

Portada del Diario de Navarra del 19 de Julio de 1936
En lo que unos llaman "golpe militar franquista y fascista" participaron en Navarra en torno a 40.000 navarros de una población de unas 350.000, en la que cara a salir al frente habría que descontar mujeres, niños, mayores y enfermos. Es decir, el apoyo navarro al Alzamiento, levantamiento o sublevación contra una república que pretendía instaurar la dictadura del proletariado como en la URSS fue masivo en Navarra.

Tomada de aquí, donde si publicaron la carta
Es más, gran parte de los nuevos “memorio-historicistas”, si son de origen navarro, lo más posible es que estén condenando a sus padres, abuelos y otros familiares lejanos o cercanos que participaron en la contienda, considerándolos golpistas, franquistas y fascistas. Allá ellos si tienen en tan grande estima a sus antepasados. Por supuesto según ellos todos salieron obligados, naturalmente, pese a los irrefutables datos antes expresados.

Muchos navarros de hoy en día han debido surgir por generación espontánea. Sería muy raro que sus padres o abuelos estuvieran entre  esta multitud cuando Franco concedió la Cruz Laureada de San Fernando a Navarra. ¿O no?

    En cambio mi padre y cuatro primos lucharon en aquella guerra, dando su vida en el caso de dos de ellos. Puedo asegurar porque yo nací durante aquella guerra y conocí a todos los mencionados –excepto los muertos lógicamente-, que de ellos cinco ninguno era militar, todos fueron voluntarios, y por supuesto ninguno era fascista, ya que en Navarra la mayoría de los contendientes eran carlistas, doctrina diametralmente opuesta al fascismo.

Foto del archivo de este blog, publicada también aquí junto con esta carta.


    Ellos tampoco salieron de sus casas, abandonando todo, para apoyar un "golpe militar fascista" ni un franquismo que todavía no existía y contra el que posteriormente luchamos (y aquí me incluyo). Dejaron sus casas y familia para defender la sociedad de una situación insostenible, de un desorden social absoluto, con abusos de todo tipo, saqueos, detenciones, torturas y asesinatos; para luchar contra el genocidio religioso mediante la persecución y matanza de curas, religiosos, monjas y simples católicos por el mero hecho de serlo, y la quema de iglesias, y para evitar el desastre económico, social y global que se estaba produciendo.

Sin la persecución religiosa que costó miles de vidas quizá nunca se hubiera producida la guerra


    El caso de mis antepasados sospecho yo que se puede extrapolar a la práctica totalidad de los navarros que acudieron voluntarios en 1936. Cualquiera que piense con lógica, y con buena intención, verá que aquello no puede simplificarse como un golpe militar fascista dado por unos franquistas.

Miles de voluntarios como estos, con pinta de capitalistas ¿? y uniformes fascistas ¿?, se levantaron en Navarra frente a la idílica república, solo porque se les ocurrió instaurar una cosa que se llamaría franquismo. O eso parece por cómo cuentan la historia algunos
    Me duele que algunos utilicen el terrible dolor de las familias de aquellos que fueron fusilados por unos pocos indeseables que no salieron al frente, para desacreditar a toda aquella multitud de navarros, y en el caso de mi familia especialmente, ya que desde el principio combatieron estas atrocidades, cosa que gracias a Dios quedó patente por escrito. La justa reparación de aquellos no puede servir de excusa para que otros que buscan ocultar sus vergüenzas actuales pretendan cambiar la historia radicalmente.

Joaquín Baleztena Ascárate mando publicar esta orden que prohibía las represalias de retaguardia. Le valió que algunos le llamaran "vaselina"

    Si algunos señores “memorio-historicistas” consideran que sus antepasados eran unos cuneteros fascistas que apoyaron el golpe militar (cosa que dudo) y quieren condenarlos, que lo hagan. Y si quieren justificar su propia incoherencia diciendo que fueron obligados, allá ellos, pero por favor, no metan en ese saco a mis familiares. Ni fascistas, ni franquistas.

Por gran desgracia represión en retaguardia la hubo en ambos bandos, como siempre en las guerras. En esta nota del Comité de Milicias de Toledo ordena "...fusilar a todos los que opongan resistencia y no sean defensores de nuestra causa. ¡Viva el Comunismo!... ¡Viva Rusia!." Yo en nombre mío y de mi padre y antepasados condeno todos los asesinatos que se produjeron antes, durante y después de la guerra en los dos bandos, perdono también a los que nos insultan y amenazan ahora y deseo sinceramente la reconciliación definitiva. Ojalá todos puedan decir lo mismo. La memoria no debe ser selectiva. 
Y en la próxima entrada si Dios quiere acometeré una historia poco conocida que ocurrió en Leiza hacia 1952. A ver si nos dejan hablar de otras cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada