Premín de Iruña

IGNACIO BALEZTENA ASCÁRATE "PREMÍN DE IRUÑA" (PAMPLONA 1887-1972): SU PERSONA, SU VIDA Y SU OBRA

domingo, 4 de diciembre de 2016

Casa Baleztena cerrada a Franco. Festividad San Francisco Javier 1952

Querido lector, como ya hemos dicho el aitacho y la familia Baleztena tras la guerra se posicionó claramente en contra de Franco, ya que fueron los carlistas la única oposición seria que por esos años recibía. Nos quedábamos en la anterior entrada narrando como el 2 de Diciembre de 1952 comenzaba una visita de Franco a Navarra con motivo del IV centenario de la muerte de San Francisco Javier. Para ponerte en situación te recomiendo que la leas pinchando aquí, y luego continúes.


Navarra recibió multitudinaria y entusiastamente a Franco en 1952. Aquí estaban los padres y abuelos de muchos de los navarros de hoy en día.


 Vemos que la práctica totalidad de las casas de Pamplona estaban engalanadas para recibir “al Generalísimo”, como se le llamaba. ¿Todas?. No, había una que destacaba, y mucho, entre tanto entusiasmo. Lo que ocurría es que el aitacho y familia hacían otro desplante a Franco (ver aquí), en esta ocasión público y posiblemente uno de los mayores que sufrió en su mandato. La familia se responsabilizó de que en Casa Baleztena estuvieran “dignamente” vacíos todos sus balcones. Hasta el momento Franco, aunque había transitado previamente en coche descubierto cerca de la casa yendo hacia la catedral, entre los vítores del gentío a pie de calle el hecho había pasado desapercibido.

Iba pasando el tiempo y llegaba el momento en que Franco saludara al pueblo de Pamplona desde la Diputación y pronunciara un breve discurso. Entonces los del Frente de Juventudes fueron a Casa Baleztena a insistir en que, dada la situación de la casa justo enfrente, la engalanaran, pero solo consiguieron que se colgara un enorme cuadro de San Francisco Javier cerrando todas las persianas, causándoles aun mayor indignación. Cualquier otra casa podía no llamar la atención, pero precisamente esta, por su situación y la significación política carlista que tenía y bien conocía Franco, era todo un desafío.

Mientras Franco se encontraba ya dentro de la Diputación visitándola y recibiendo homenajes, de nuevo según la crónica del Diario de Navarra: “… el aspecto era sencillamente grandioso. La plaza de la Diputación estaba abarrotada de público y este se extendía en compactas avalanchas por el Paseo Sarasate, Plaza del Castillo y Avenida San Ignacio”.

Foto Diario de Navarra
Finalmente Franco se asomaba al balcón de la Diputación que da a la Plaza del Castillo y “…el gentío volvió a sus aplausos y vítores de ¡Franco, Franco, Franco! Y reclamo con insistencia que hablase…”. Así comenzó el discurso flanqueado por las banderas de España y Navarra. Un acompañante pelotillero, con afán de que le vieran mejor los asistentes, recogió un poco la bandera que estratégicamente tapaba la visión de Casa Baleztena, ampliando a su vez el campo de visión de Franco. Al ver semejante caserón de cuatro pisos y cerca de cuarenta ventanas y balcones absolutamente cerrados a cal y canto, sin gente, y con un gran cuadro del Santo Patrón que era el auténtico protagonista del día, le causó tanto impacto que cortó el discurso y se retiró al interior del Palacio. Fueron momentos de tensión. Yo me encontraba fuera de Pamplona (en Javier, donde estudiaba interno) escuchando por radio el discurso y en cuanto oí que se interrumpía bruscamente, supe lo que ocurría. Pasados unos minutos Franco volvió a salir al balcón y finalizó la arenga. Esto nos costó múltiples críticas e incluso amenazas del Frente de Juventudes. No era la primera vez que gentes pro franquistas se enfrentaban a la familia bajo esa casa (pinchar aquí y aquí).


Así anunciaba el Diario de Navarra como "El Generalísimo es acogido en Pamplona con clamoroso entusiasmo" y "la muchedumbre le aclamó por las calles y de manera estruendosa ante el Palacio de la Diputación"


                Como escribía tía Lola (Dolores Baleztena) en sus memorias, durante la guerra:

                “La casa que ellos nos legaron iba teniendo un glorioso historial: embargada por los liberales en tiempo de la guerra carlista; apedreada e incendiada por las turbas durante la república (pinchar aquí) y últimamente, mutilada por bombardeos rojos (pinchar aquí). ¡Vaya baluarte irreductible de Tradición!. Lo digo con orgullo, porque lo puedo decir con verdad.”

                Posteriormente podría añadirse acosada por los franquistas como hemos visto, apedreada y atacada hasta con bombas por los proetarras… desde luego vaya baluarte de la Tradición ha sido.


Como curiosidad comentar que el viaje los días siguientes tuvo varios actos, como la misa en la nueva parroquia de San Francisco Javier de Pamplona, visitó Sangúesa, Leyre, las obras del pantano de Yesa y acudió al Castillo de Javier. Allí los alumnos formamos un pasillo de bienvenida a la entrada al colegio y mientras todos aplaudían con entusiasmo, yo con mis 14 años en primera fila estaba con las manos en los bolsillos. En el salón-teatro del colegio se llevó a cabo la solemne clausura del IV centenario de la muerte de San Francisco Javier. A nosotros nos pusieron “en el gallinero”. Recuerdo que todos mis compañeros aplaudían con entusiasmo, mientras yo seguía con las manos en los bolsillos, pese al empeño de un alumno guipuzcoano que me insistía en que aplaudiera y vitoreara. Realmente Franco no creo que se diera cuenta de mi protesta infantil, pero yo estaba muy orgulloso de secundar lo realizado por mi familia en Pamplona. Al día siguiente se fue y en Pamplona recibió un caluroso homenaje por los vecinos de la Chantrea en agradecimiento por la entrega de 350 viviendas protegidas construidas por sus propios beneficiarios a horas fuera de trabajo, visitó, que no inauguró, el “Monumento a los Muertos”, y los pueblos de Campanas, Olite y Caparroso donde también hizo entrega en todos ellos de los títulos y llaves de casas protegidas. Y así finalizó su visita el 4 de diciembre.

Así informaba Diario de Navarra como el Ayuntamiento de Pamplona nombró el 3 de Diciembre de 1952 al "Generalísimo Franco Hijo Adoptivo y Predilecto de Pamplona"


Bueno con este episodio de memoria histórica, me pregunto yo, ¿Cuántos de los que aseguran con rotundidad que los Baleztena somos irrefrenables franquistas serán hijos o nietos de aquellos que vitoreaban a Franco, mientras nosotros nos oponíamos junto con un puñado de carlistas cuando estaba en vida y en plenas facultades?. Aquí, en aquellos años, no había más oposición a Franco que la de los carlistas.


Durante su visita a Navarra coincidió el cumpleaños de Franco. Diario de Navarra al dar las noticias sobre la visita del "Caudillo" (sic) felicita al "Generalísimo".


Casa Baleztena permaneció cerrada a Franco durante su visita a Pamplona. Esta foto es previa, de principios de siglo, porque en el frontón de la Diputación en vez del monumental conjunto escultórico de Orduna con el escudo de Navarra flanqueado por un ribero y un montañés, realizado en 1951, todavía se veía el insulso óculo que "lucía" previamente. El escudo de Navarra junto con el resto del conjunto escultórico ya ha sido arrancado de la fachada descubriéndose el "artístico óculo mágico" o ventanica propia de una ganbara o de un palomar. Y ahora llámenme franquista.
También se ve el tren Irati que desapareció en 1955
Bueno, espero que hayas conocido un nuevo relato de Pamplona y de la Familia Baleztena que te haya resultado interesante. Y en la siguiente entrada, si Dios quiere, conocerás otro suceso muy poco conocido ocurrido en Leiza.

A diferencia de entonces, este año, con motivo de San Francisco Javier, Patrón de Navarra, Casa Baleztena, la misma que se cerró a Franco, ayer si engalanó sus balcones con el Escudo de Navarra que han retirado del frontis de la Diputación.

3 de Diciembre de 2016, Casa Baleztena engalanada con banderas de Navarra. La familia, a la que no podrán nunca considerar franquista, se enorgullece de la Cruz Laureada de San Fernando que condecora nuestro escudo, no porque hubiera sido concedida por Franco, sino porque fue ganada por decenas de miles de navarros en el frente, entre ellos varios familiares. Nosotros no renunciamos a la verdad histórica. La Laureada que rodea el escudo no es franquista. Como decía el aitacho, Navarra ganó la Laureada pese a Franco (que no simpatizaba precisamente con los carlistas), no gracias a Franco. Para más información pinchar este enlace


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada