Premín de Iruña

IGNACIO BALEZTENA ASCÁRATE "PREMÍN DE IRUÑA" (PAMPLONA 1887-1972): SU PERSONA, SU VIDA Y SU OBRA

domingo, 22 de enero de 2017

La Real Cofradía del Gallico de San Cernín y el Rey de la Faba

Querido lector, a principios de año, en torno a la fiesta de Reyes tiene lugar la celebración del Rey de la Faba. Pues bien, igual no sabes que el que “reinstauró” esta costumbre fue precisamente el aitacho, y si quieres saber la historia de esta celebración puedes hacerlo pinchando aquí.

Y todo esto viene a cuento porque estamos justo en estas fechas y porque precisamente en torno a 1955, que es dónde nos habíamos quedado en la biografía de mi padre, vuelve a meterse en otra organización de las suyas. De nuevo con su afán de recuperar las tradiciones populares de sus queridas Pamplona y Navarra funda una nueva asociación. Nada más y nada menos que La Real Cofradía del Gallico de San Cernin, de espíritu muy pamplonica, y que comenzó con grandes bríos para restaurar antiguas costumbres.

¿Y cómo encaja todo esto?. Ahora verás: la celebración del Rey de la Faba que había ido tomando auge desde su inicio en el Círculo Carlista y su paso a la Peña Muthiko Alaiak, posteriormente poco a poco, aunque se mantenía iba decayendo con riesgo de desaparecer, así que Ignacio Baleztena aprovechó la Real Cofradía del Gallico de San Cernin para relanzarla comenzando el 6 de enero de 1954 o 1955. En esta fecha dicha asociación organizó con entusiasmo la coronación del Rey de la Faba. Inicialmente se celebró en el pamplonés Hotel Maisonnave (Que entonces estaba ubicado en la Calle  Espoz y Mina), a las seis y media de la tarde. En 1957 esta misma entidad organizó la fiesta el 6 de enero en los locales de la Peña de Cazadores, en la calle Estafeta. Como la vida de la Real Cofradía del Gallico de San Cernin fue efímera, al desaparecer en los años 60 volvió a hacerse cargo de la celebración definitivamente de nuevo el Muthiko Alaiak. Así, asesorados por mi padre comenzaron a celebrarla a través del Muthiko con Javierito Goyena y mi hermano Cruz Baleztena a la cabeza. Posteriormente el que suscribe se incorporó a la organización, nombrando como rey de armas a Miguel Ángel Alústiza, gran amante de las costumbres de Pamplona y que dicho sea de paso y sin venir a cuento, este año ha tenido la gran fortuna bien merecida de ser un “valido” de excepción del Rey Melchor en la cabalgata de Reyes. Volviendo al Rey de la Faba, como archivero de la Diputación tuve acceso al ceremonial de coronación de los reyes de Navarra traduciéndolo del latín, idioma en que se realizaba, al español. Así desde 1969, se ha quedado dicha celebración tal y como actualmente se celebra, con algunas variaciones posteriores.

La fiesta del Rey de la Faba siguió evolucionando como puedes leer pinchando aquí si no lo has hecho antes

Ignacio Baleztena, promotor de la fiesta del Rey de la Faba, escucha a López Sanz (director de "El Pensamiento Navarro") junto al niño Rey de la Faba, en los locales del Muthiko durante dicha celebración.

En 1970 se celebró en la Ciudadela, recientemente donada por el ejército a la ciudad de Pamplona, siendo el primer acto cultural celebrado en la misma. En el segundo banco de izquierda a derecha el que suscribe, tía Lola, tía Mª Ysabel, posiblemente la carlista historidora estadunidense Alexandra Wilhelmsen. y junto a la pared mi mujer Mª Jesús.
Tras la celebración se organizaba una "cena medieval" con menudicos, tripoches y finalmente cordero. 1970.
Volviendo al tema, que me voy por las ramas, respecto a la vida de la Real Cofradía del Gallico de San Cernin aunque breve fue muy rica, y una de las cosas que nos dejó fue esta canción escrita por el aitacho que puede decirse era propia de la Cofradía y que podrás ver en la próxima entrada si Dios quiere.

lunes, 2 de enero de 2017

90 aniversario de la primera cabalgata "oficial" de Reyes de Pamplona (y en torno al centenario de su origen no oficial)



 ¡YA VIENEN LOS REYES!


La primera cabalgata oficial de Pamplona en 1927 organizada por la Asociación de Prensa a instancia de Ignacio Baleztena. El rey de la izda. es Baltasar, como todos sabréis.
Querido lector, en primer lugar desearte de corazón, como es menester, un feliz 2017. Veo que se está pasando por alto una fecha clave para esta ciudad y sus tradiciones, en concreto me refiero a que este 5 de Enero celebraremos el 90 aniversario de la primera cabalgata oficial de Reyes que se celebró en Pamplona en 1927, en cuyo origen no podía estar otra persona que mi padre Ignacio Baleztena como perejil de todas las salsas que tuvieran que ver con la cultura tradicional popular . Realmente el origen es previo ya que llevaba celebrándola por su cuenta de distintas maneras durante años (¿Centenario?). Ante el creciente éxito de las anteriores ediciones, especialmente de la de 1926, consiguió que en 1927 la Asociación de Prensa organizara con más medios y solemnidad una cabalgata de Reyes bien digna para que todos los niños y mayores de Pamplona recibieran por todo lo alto a SSMM. Por supuesto el aitacho fue el “alma pater” tanto en la preparación como en su papel de representante del rey Baltasar, como desde sus inicios en las distintas recepciones previas de años anteriores. Respecto a SSMM los Reyes Magos su relación con ellos, más allá de la que tiene cualquier persona cabal, comienza con un episodio familiar que puedes leer pinchando aquí. Posteriormente comenzó a invitar a SSMM en el círculo carlista a través como hemos dicho del rey Baltasar con quien mantuvo siempre una muy estrecha relación, hasta el punto de que en Pamplona se rumoreaba que tenían un parecido muy fuerte. Más tarde por su cargo de Diputado le tocó encargarse de los asuntos de la Casa de Maternidad. Allí acudía con fre­cuencia para enterarse de sus necesidades y para entretener y entretenerse con los niños. Así pues, un año se le ocurrió organizar la visita de los tres Reyes Magos de Oriente a la Maternidad cargados de regalos y golosinas, fiesta similar a la que ya venía realizándo en el Círculo Carlista. Esta experiencia y sobre todo la actuación del Rey Baltasar tuvieron tanto éxito que a través del periodista Perico Martín, consiguió involucrar a la Asociación de la Prensa de Pamplo­na en 1927 presidida entonces por Javier de Arvizu, para hacerla extensiva a toda la ciudad. 
Baltasar en las primeras cabalgatas
Incluso en el frente el rey Baltasar no se olvidó de llevar un poco de alegría a los niños durante la guerra, cuando "invitado" por mi padre se organizó la cabalgata de los Reyes Magos en Leganés. (ver enlace abajo)

Tras la guerra cogió el relevo el Frente de Juventudes (organización con la que el aitacho no colaboró) con no demasiado éxito, así que de nuevo Ignacio Baleztena consiguió que se encargará otra vez la Asociación de la Prensa de Pamplo­na volviendo a participar él activamente como "valido" de Baltasar y alma de la celebración. Tras unos años al no poder continuar la Asociación de la Prensa el Ayuntamiento lo asumió como acto propio de Pamplona y lo organizó hasta que el alcalde Miguel Javier Urmeneta lo encauzó a través de la Caja de Ahorros Municipal de Pamplona bajo la acertada batuta de Muruzabal. Durante todo este tiempo hasta finales de los 70 o principios de los 80 el aitacho y posteriormente sus hijos, y realmente toda la familia, participamos muy activamente en toda la organización, especialmente todo lo relativo al rey Baltasar, de quien tuve el honor de ser su representante muchos años. Finalmente hasta nuestros días continua celebrándose, ahora gracias a la formidable labor realizada por la Asociación Cabalgata de los Reyes Magos de Pamplona y con mención especial a Fernando Lizaur a quien no se le ha agradecido suficiente todo lo que ha hecho por ella. Para ver todo este periplo de la historia de la cabalgata pinchar aquí y en todos los enlaces que encontrarás al final de esta entrada.

Era tal la ilusión que sentía el aitacho por SSMM de Oriente, que el año de su muerte bajaron al cementerio los tres Reyes Magos en agradecimiento a su amistad, a rezar un responso y depositar en su tumba una colección de las estatuillas de los Gigantes de Pamplona, sus otros grandes amigos

SSMM los Reyes Magos rezan ante la sepultura de Ignacio Baleztena, iniciador de la cabalgata de Reyes de Pamplona

Para saber las cosas más desconocidas de la historia de la cabalgata de Reyes de Pamplona y ver fotos de las mismas puedes ir pinchando estos enlaces:

 La prehistoria de la cabalgata

El alma de Herodes y el Bicharracus Asquerosus en la cabalgata de Reyes de Pamplona

El Bicharrakus Asquerosus de la cabalgata de Reyes de Pamplona

Feliz noche y día de Reyes en este 90 aniversario de la extensión de la Cabalgata a todo Pamplona y retomo el blog tras esa fecha si Dios quiere precisamente para hablar de otra festividad relacionada con el aitacho, reyes... a ver si lo adivinas.

¡Vivan los Reyes Magos!


El rey Baltasar bajándose de la carroza, para variar, en su afán por estar cerca de los niños. Esta foto se tomó en la época en que yo era su "valido". Que de historias para contar.

sábado, 24 de diciembre de 2016

Feliz y santa Navidad

Querido lector, solo unas letras en esta ajetreada tarde de Nochebuena para felicitarte la Navidad, el Eguberri (día nuevo), el día en el que Nuestro Señor se hizo Niño para renovarlo todo y salvarnos. Y lo hago con un dibujo del Aitacho que representa a nuestra querida Virgen del Chaparro.


La Virgen del Chaparro pintada por Ignacio Baleztena

Y esta Buena Noche volveremos a bailar el "Vamos pastores vamos", se parecerá el angelico y en el belén le cantaremos "al Niño que llora a hacerle callar", para que la Virgen del Chaparro pueda dar una cabezadica.

Para saber más sobre cómo vivía esta Noche de Paz el aitacho pinchar aquí

¡Muy feliz y Santa Navidad!

lunes, 19 de diciembre de 2016

Regia celebración de los santiburcios de Leiza en 1955. D Javier aclamado como rey.

Querido lector, veíamos en la anterior entrada (imprescindible leerla previamente pinchando aquí si se quiere entender lo que sigue a continuación) que se estaba fraguando una operación por los juanistas[1]en San Sebastián donde se hallaba Don Javier hospedado en casa de Rafael Olazábal, que pretendían que renunciara a sus derechos y reconociera a don Juan de Borbón como legítimo heredero de la monarquía carlista.
  
El plan urdido por el aitacho para evitarlo consistía en que por una parte, irían él y tía Lola, como conductora, en el automóvil de casa a San Sebastián a rescatar a D. Javier, y el resto de la familia en Leiza para organizar el recibimiento: tío Joaquín, Jefe Regional Carlista de Navarra, esperaba a D. Javier en casa para darle la bienvenida, unos irían por toda Navarra a notificar la llegada de D. Javier a Leiza y la conveniencia de marchar a dicho pueblo para arroparlo, y otros, para preparar la llegada, todos, eso sí, calados con la boina colorada; cada uno tenía su cometido; yo estaba encargado de esperar en el portal de casa para que a la llegada abriera las puertas del coche y diera la bienvenida; en el eskaratze (portal) esperaría el resto para recibir a la comitiva y acompañarles hasta los salones de casa donde se celebraría una recepción de bienvenida; mientras tanto, Agustín Triana, un amigo de la familia, a la sazón veraneante en el pueblo, y que tenía una moto, marcharía con ella engalanada con los banderines de Navarra y España hasta la muga con Guipúzcoa, a cuatro kilómetros, para abrir la marcha al coche hasta la casa; en la espera, y con los nervios correspondientes, se dieron momentos curiosos, pues coche que aparecía a lo lejos (menos mal que pasaban muy pocos) el escolta se ponía en marcha, con gran extrañeza de los ocupantes del vehículo que no comprendían la situación, hasta que el susodicho se percataba del error y tenía que volver sobre sus ruedas al punto de partida, para volver, otra vez a empezar.

            Al llegar a la casa de Olazabal en San Sebastián, los dueños con gran extrañeza no comprendían cómo se habían enterado de la presencia de D. Javier, y recelaban de esta insospechada visita, más aún cuando con gran alboroto y alegría creando un clima de confusión invitaron al Príncipe y a su hija María Teresa, que con él estaba, a su mansión de Leiza, y casi a empujones se los llevaron hasta el coche, los montaron y los trasladaron a dicho pueblo con el desconcierto lógico de los anfitriones, a quienes no se les dio tiempo a pensarlo, y protestaban diciendo que devolvieran a la regia comitiva pronto pues se hallaban cansados del viaje y tenían que descansar. ¡Si ellos supieran!…
D Javier de Borbón Parma en el coche camino de Leiza. Junto a él Ignacio Baleztena y conduciendo Lola Baleztena.

             Llegados a Leiza, (al escolta de tanto ir y venir de los acompañamientos erróneos, casi se le pasa el auténtico) el plan transcurrió conforme a lo previsto. A D. Javier se le hospedó, lógicamente, en la habitación principal con una cama con dosel, a la que llamábamos “el cuarto del obispo”. Previamente ya había estado D Javier en Leiza y en esa habitación como puedes comprobar en una entrada anterior con interesantes fotos pinchando aquí. Leiza volvía a ser "villa y corte provisional" (pinchar aquí)

            Cual habría sido la sorpresa de D. Javier, cuando a la mañana del día siguiente, después de oída la Misa y desayunar, se asomó al balcón para ver el festejo taurino que se celebraba en la Plaza, por cierto, llamada del “Tercio de San Miguel” (nombre que fue cambiado posteriormente por el de Plaza de San Miguel y en la actualidad Plaza de Euskal Herria), se la encontró llena de carlistas con boinas coloradas que irrumpieron en estruendosos aplausos, y en el fervor del momento, uno de los sobrinos del aitacho, mi primo y padrino Apico (José Joaquín Jaurrieta Baleztena), lanzó a pleno pulmón el grito prohibido por Franco: ¡Viva el Rey!, al que contestaron con ilusionados ¡vivas! todos los entusiastas carlistas leizarras allí reunidos acompañado por muchos muchos más que habían acudido de toda la geografía de Navarra y, también, de Guipúzcoa.

D Javier de Borbón Parma asomado al balcón de Petrorena, la casa familiar de Leiza. Detrás tía Mª Ysabel

             Fue una situación impresionante, de una emoción inconmensurable. Los más veteranos lloraban con el recuerdo de tiempos pasados, los menos veteranos, supervivientes la mayoría de la guerra, de la emoción del momento vivido, y los más jóvenes de la ilusión de una nueva etapa y del fin de la acefalia en la que se vivía. Fueron momentos inenarrables.

Hablando de veteranos carlistas en Leiza esta es una foto de los ex combatientes de Tercio de San Miguel formado en Leiza en 1936, que se reunieron años después en el mismo pueblo que fue bastión del carlismo, para hacer un acto conmemorativo. Animo a los leizarras y otros navarros y guipuzcoanos de aquel tercio a buscar a sus antepasados en esta foto.
            En la comida celebrada en el comedor de casa y a la que acudieron diversos personajes del carlismo, se planteó a D. Javier y se le convenció, cosa no muy difícil después de los momentos vividos, de que tomase definitivamente y sin vacilaciones las riendas del Carlismo; terminado el almuerzo, se pasó al jardín repleto de carlistas a tomar el café, donde el Príncipe leyó un manifiesto proclamándose el Rey legítimo de los carlistas.

Uno de los grupos de carlistas que se reunieron con D Javier en el jardín de Petrorena en Leiza en los santiburcios de 1955. A la izda. su hija Mª Teresa

             También durante esa visita D Javier y su hija Mª Teresa aprovecharon para rezar ante el monolito levantado a Joaquín Muruzabal, el primer requeté muerto en combate en el frente, precisamente en Leiza. (Para ver la historia pinchar aquí)

D Javier de Borbón Parma y su hija Mª Teresa con pañuelo rojo porque eran fiestas de Leiza, de espaldas acompañados por Ignacio y Joaquín Baleztena  visitan el monolito levantado a Joaquín Muruzabal en Leiza, el primer requeté caído en el frente de combate. Este Monolito ha sido destrozado por los proetarras en Leiza y restaurado por algunos carlistas del pueblo varias veces. Actualmente no quedan rastros del mismo. La "memoria histórica" es selectiva por lo que se ve.
            Antonio Iturmendi, Ministro de Justicia, viendo la situación, barajó la posibilidad de volver a expulsar a D. Javier de España.

            Y de esta manera tan peculiar urdida sobre la marcha por el aitacho, se evitó en esa ocasión la operación juanista y D Javier se consolidaba en Leiza como abanderado de la Tradición, rey carlista en fiestas de San Tiburcio de 1955, aunque todavía hubo posteriores intentos juanistas de atraerse a D Javier que no fructificaron.

            Pues bien ya en vísperas de Navidad la próxima entrada si Dios quiere será para felicitarte la misma.



[1] Partidarios de D. Juan de Borbón, hijo de Alfonso XIII.

sábado, 17 de diciembre de 2016

Intrigas políticas en 1955 desde Leiza en plenos "santiburcios"

Querido lector, voy a seguir avanzando con la biografía del aitacho, pero para eso tengo que hacer un resumen de algunos acontecimientos que ya hemos tratado desde el final de la guerra hasta 1955, cuando ocurrió lo que quiero narrar hoy, un hecho muy poco conocido.

            Muerto el pretendiente D. Alfonso Carlos sin descendencia, por mandato suyo quedó D. Javier de Borbón Parma encargado de buscar sucesor a la dinastía (pinchar aquí).

            Acabada la guerra, el carlismo que tanto había dado durante la misma, fue totalmente abandonado y olvidado, sintiéndose por ello traicionado; su jefe, D. Javier,  preso por los nazis en Dachau; Posteriormente dividido: Javieristas, Carlos-octavistas, Juanistas, más adelante Regencia de Estella o Sivattistas,etc.

            En esta situación, los partidarios de D. Javier seguían en la brecha enfrentándose al gobierno para conseguir que su pretendiente fuera proclamado Rey. Así, en estas circunstancias, se produjo la liberación de D. Javier del campo de concentración nazi. En la festividad de San Francisco Javier, el 3 de diciembre de 1945, al conocerse la noticia de dicha liberación se organizó un acto y los carlistas llenos de júbilo salieron a la calle, con sus boinas coloradas, henchidos de alegría, para festejar dicho acontecimiento produciéndose, después de comer en el Círculo Carlista, ubicado en la Plaza del Castillo, un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad que terminó, lo que se suponía un día de alegría, a tiros en dicha Plaza con once heridos y en la cárcel un buen número de carlistas, tuvieran o no que ver en los acontecimientos, pues estaban fichados por la policía como activistas en contra del régimen. Casa Baleztena fue registrada por la policía armada (pinchar aquí).

El 31 de mayo de 1952, coincidiendo con el Congreso Eucarístico, tras muchas vacilaciones y por qué no decirlo, intrigas de unos y otros, D Javier de Borbón Parma asumió los derechos a ocupar el Trono de España ante el Consejo de la Comunión Tradicionalista en Barcelona. Esto debería haber cerrado las escisiones de los octavistas y juanistas, pero como veremos esto no fue así.

            A pesar de todo ello y de la efervescencia existente a favor de D. Javier en 1955, estando en Leiza disfrutando de las fiestas patronales, es decir, el 11 de agosto, nos llegaron noticias de que en San Sebastián se hallaba Don Javier, hospedado en casa de Rafael Olazábal, amigos de la familia, y a la sazón, juanistas[1], que pretendían llevarlo a Lisboa para que renunciara a sus derechos y reconociera a don Juan de Borbón como legítimo heredero de la monarquía carlista y proclamarlo el pretendiente a la corona por parte de los carlistas y así unir las dos tendencias. Muy posiblemente en esta operación estaban involucrado el Ministro de Justicia Antonio Iturmendi.  Esto a mi padre le causó verdadera indignación, y su cacumen empezó a funcionar para evitar tamaño desacato. Y como siempre, nos enhuertó a toda la familia.

            El plan urdido por el aitacho llevaba sin duda su peculiar “firma” y consistía en lo que veremos en la próxima entrada si Dios quiere.

D Javier de Borbón Parma ya estuvo en Leiza durante la guerra. Ignacio Baleztena el primero por la derecha con D. Javier de Borbón Parma, príncipe regente, en la escalinata de la iglesia de Leiza en 1937. De derecha a izquierda: Ignacio Baleztena, Joaquín Baleztena (hermano), D. Javier de Borbón Parma, Mª Isabel Baleztena (hermana), detrás de ella Ángeles Baleztena (hermana)...






[1] Partidarios de D. Juan de Borbón, hijo de Alfonso XIII (dinastía liberal)

jueves, 8 de diciembre de 2016

Ni fascistas ni franquistas

Ave María Purísima
sin pecado concebida



Querido lector, aprovecho la festividad de la Inmaculada Concepción, patrona de España, para recordarte lo que escribió el aitacho sobre como se celebraba esta festividad en Navarra, explicando "los actos y funciones que acostumbra a celebrar la M. N. y M. L. Ciudad de Pamplona, Cabeza del Reino de Navarra" que ya publiqué en esta iruñería (pinchar aquí)

Quiero especialmente encomendar en esta solemnidad mariana a mi hermana Rosarito Baleztena Abarrategui, hija de Premín de Iruña, que ha fallecido recientemente. Que la Virgen del Chaparro la tenga en su Gloria junto con el Aitacho, la Mamita y resto de la familia. Agradezco sinceramente las muestras de afecto recibidas por tanta gente de tan diversas procedencias geográficas e ideológicas.

Y cambiando totalmente de tercio, la tabarra que nos están dando con la memoria histórica me hace seguir hablando de cosas que ya están más que tratadas. Pero en fin al hilo de esto quiero hacer pública en este blog la carta que no se ha dignado a publicar el Diario de Navarra, pese a lo involucrado que está últimamente con la mencionada memoria histórica.

NI FASCISTAS NI FRANQUISTAS

Desde hace algún tiempo se está vertiendo a través de muchos ámbitos, machaconamente, condenas, declaraciones y actuaciones que intentan desfigurar y reescribir la historia de Navarra en 1936, mediante una agresión sistemática contra quienes no pueden contestar debido que la inmensa mayoría han fallecido.

    En aras de una llamada “memoria histórica” se adoctrina asegurando que se produjo un “golpe militar fascista franquista contra la legalidad republicana” y se tilda a todos los del bando nacional de fascistas, franquistas y asesinos.

    La verdad histórica, ya que la memoria quizá no es el mejor sistema de valorar sucesos de los que ya muy pocos se acuerdan, es la siguiente: Ese año en las elecciones los resultados fueron los siguientes: El Frente Popular tuvo 34.967 votos, el PNV 14.799 y la derecha tradicionalista 82.859. Esta era la realidad social de la Navarra de 1936.

Portada del Diario de Navarra del 19 de Julio de 1936
En lo que unos llaman "golpe militar franquista y fascista" participaron en Navarra en torno a 40.000 navarros de una población de unas 350.000, en la que cara a salir al frente habría que descontar mujeres, niños, mayores y enfermos. Es decir, el apoyo navarro al Alzamiento, levantamiento o sublevación contra una república que pretendía instaurar la dictadura del proletariado como en la URSS fue masivo en Navarra.

Tomada de aquí, donde si publicaron la carta
Es más, gran parte de los nuevos “memorio-historicistas”, si son de origen navarro, lo más posible es que estén condenando a sus padres, abuelos y otros familiares lejanos o cercanos que participaron en la contienda, considerándolos golpistas, franquistas y fascistas. Allá ellos si tienen en tan grande estima a sus antepasados. Por supuesto según ellos todos salieron obligados, naturalmente, pese a los irrefutables datos antes expresados.

Muchos navarros de hoy en día han debido surgir por generación espontánea. Sería muy raro que sus padres o abuelos estuvieran entre  esta multitud cuando Franco concedió la Cruz Laureada de San Fernando a Navarra. ¿O no?

    En cambio mi padre y cuatro primos lucharon en aquella guerra, dando su vida en el caso de dos de ellos. Puedo asegurar porque yo nací durante aquella guerra y conocí a todos los mencionados –excepto los muertos lógicamente-, que de ellos cinco ninguno era militar, todos fueron voluntarios, y por supuesto ninguno era fascista, ya que en Navarra la mayoría de los contendientes eran carlistas, doctrina diametralmente opuesta al fascismo.

Foto del archivo de este blog, publicada también aquí junto con esta carta.


    Ellos tampoco salieron de sus casas, abandonando todo, para apoyar un "golpe militar fascista" ni un franquismo que todavía no existía y contra el que posteriormente luchamos (y aquí me incluyo). Dejaron sus casas y familia para defender la sociedad de una situación insostenible, de un desorden social absoluto, con abusos de todo tipo, saqueos, detenciones, torturas y asesinatos; para luchar contra el genocidio religioso mediante la persecución y matanza de curas, religiosos, monjas y simples católicos por el mero hecho de serlo, y la quema de iglesias, y para evitar el desastre económico, social y global que se estaba produciendo.

Sin la persecución religiosa que costó miles de vidas quizá nunca se hubiera producida la guerra


    El caso de mis antepasados sospecho yo que se puede extrapolar a la práctica totalidad de los navarros que acudieron voluntarios en 1936. Cualquiera que piense con lógica, y con buena intención, verá que aquello no puede simplificarse como un golpe militar fascista dado por unos franquistas.

Miles de voluntarios como estos, con pinta de capitalistas ¿? y uniformes fascistas ¿?, se levantaron en Navarra frente a la idílica república, solo porque se les ocurrió instaurar una cosa que se llamaría franquismo. O eso parece por cómo cuentan la historia algunos
    Me duele que algunos utilicen el terrible dolor de las familias de aquellos que fueron fusilados por unos pocos indeseables que no salieron al frente, para desacreditar a toda aquella multitud de navarros, y en el caso de mi familia especialmente, ya que desde el principio combatieron estas atrocidades, cosa que gracias a Dios quedó patente por escrito. La justa reparación de aquellos no puede servir de excusa para que otros que buscan ocultar sus vergüenzas actuales pretendan cambiar la historia radicalmente.

Joaquín Baleztena Ascárate mando publicar esta orden que prohibía las represalias de retaguardia. Le valió que algunos le llamaran "vaselina"

    Si algunos señores “memorio-historicistas” consideran que sus antepasados eran unos cuneteros fascistas que apoyaron el golpe militar (cosa que dudo) y quieren condenarlos, que lo hagan. Y si quieren justificar su propia incoherencia diciendo que fueron obligados, allá ellos, pero por favor, no metan en ese saco a mis familiares. Ni fascistas, ni franquistas.

Por gran desgracia represión en retaguardia la hubo en ambos bandos, como siempre en las guerras. En esta nota del Comité de Milicias de Toledo ordena "...fusilar a todos los que opongan resistencia y no sean defensores de nuestra causa. ¡Viva el Comunismo!... ¡Viva Rusia!." Yo en nombre mío y de mi padre y antepasados condeno todos los asesinatos que se produjeron antes, durante y después de la guerra en los dos bandos, perdono también a los que nos insultan y amenazan ahora y deseo sinceramente la reconciliación definitiva. Ojalá todos puedan decir lo mismo. La memoria no debe ser selectiva. 
Y en la próxima entrada si Dios quiere acometeré una historia poco conocida que ocurrió en Leiza hacia 1952. A ver si nos dejan hablar de otras cosas.

domingo, 4 de diciembre de 2016

Casa Baleztena cerrada a Franco. Festividad San Francisco Javier 1952

Querido lector, como ya hemos dicho el aitacho y la familia Baleztena tras la guerra se posicionó claramente en contra de Franco, ya que fueron los carlistas la única oposición seria que por esos años recibía. Nos quedábamos en la anterior entrada narrando como el 2 de Diciembre de 1952 comenzaba una visita de Franco a Navarra con motivo del IV centenario de la muerte de San Francisco Javier. Para ponerte en situación te recomiendo que la leas pinchando aquí, y luego continúes.


Navarra recibió multitudinaria y entusiastamente a Franco en 1952. Aquí estaban los padres y abuelos de muchos de los navarros de hoy en día.


 Vemos que la práctica totalidad de las casas de Pamplona estaban engalanadas para recibir “al Generalísimo”, como se le llamaba. ¿Todas?. No, había una que destacaba, y mucho, entre tanto entusiasmo. Lo que ocurría es que el aitacho y familia hacían otro desplante a Franco (ver aquí), en esta ocasión público y posiblemente uno de los mayores que sufrió en su mandato. La familia se responsabilizó de que en Casa Baleztena estuvieran “dignamente” vacíos todos sus balcones. Hasta el momento Franco, aunque había transitado previamente en coche descubierto cerca de la casa yendo hacia la catedral, entre los vítores del gentío a pie de calle el hecho había pasado desapercibido.

Iba pasando el tiempo y llegaba el momento en que Franco saludara al pueblo de Pamplona desde la Diputación y pronunciara un breve discurso. Entonces los del Frente de Juventudes fueron a Casa Baleztena a insistir en que, dada la situación de la casa justo enfrente, la engalanaran, pero solo consiguieron que se colgara un enorme cuadro de San Francisco Javier cerrando todas las persianas, causándoles aun mayor indignación. Cualquier otra casa podía no llamar la atención, pero precisamente esta, por su situación y la significación política carlista que tenía y bien conocía Franco, era todo un desafío.

Mientras Franco se encontraba ya dentro de la Diputación visitándola y recibiendo homenajes, de nuevo según la crónica del Diario de Navarra: “… el aspecto era sencillamente grandioso. La plaza de la Diputación estaba abarrotada de público y este se extendía en compactas avalanchas por el Paseo Sarasate, Plaza del Castillo y Avenida San Ignacio”.

Foto Diario de Navarra
Finalmente Franco se asomaba al balcón de la Diputación que da a la Plaza del Castillo y “…el gentío volvió a sus aplausos y vítores de ¡Franco, Franco, Franco! Y reclamo con insistencia que hablase…”. Así comenzó el discurso flanqueado por las banderas de España y Navarra. Un acompañante pelotillero, con afán de que le vieran mejor los asistentes, recogió un poco la bandera que estratégicamente tapaba la visión de Casa Baleztena, ampliando a su vez el campo de visión de Franco. Al ver semejante caserón de cuatro pisos y cerca de cuarenta ventanas y balcones absolutamente cerrados a cal y canto, sin gente, y con un gran cuadro del Santo Patrón que era el auténtico protagonista del día, le causó tanto impacto que cortó el discurso y se retiró al interior del Palacio. Fueron momentos de tensión. Yo me encontraba fuera de Pamplona (en Javier, donde estudiaba interno) escuchando por radio el discurso y en cuanto oí que se interrumpía bruscamente, supe lo que ocurría. Pasados unos minutos Franco volvió a salir al balcón y finalizó la arenga. Esto nos costó múltiples críticas e incluso amenazas del Frente de Juventudes. No era la primera vez que gentes pro franquistas se enfrentaban a la familia bajo esa casa (pinchar aquí y aquí).


Así anunciaba el Diario de Navarra como "El Generalísimo es acogido en Pamplona con clamoroso entusiasmo" y "la muchedumbre le aclamó por las calles y de manera estruendosa ante el Palacio de la Diputación"


                Como escribía tía Lola (Dolores Baleztena) en sus memorias, durante la guerra:

                “La casa que ellos nos legaron iba teniendo un glorioso historial: embargada por los liberales en tiempo de la guerra carlista; apedreada e incendiada por las turbas durante la república (pinchar aquí) y últimamente, mutilada por bombardeos rojos (pinchar aquí). ¡Vaya baluarte irreductible de Tradición!. Lo digo con orgullo, porque lo puedo decir con verdad.”

                Posteriormente podría añadirse acosada por los franquistas como hemos visto, apedreada y atacada hasta con bombas por los proetarras… desde luego vaya baluarte de la Tradición ha sido.


Como curiosidad comentar que el viaje los días siguientes tuvo varios actos, como la misa en la nueva parroquia de San Francisco Javier de Pamplona, visitó Sangúesa, Leyre, las obras del pantano de Yesa y acudió al Castillo de Javier. Allí los alumnos formamos un pasillo de bienvenida a la entrada al colegio y mientras todos aplaudían con entusiasmo, yo con mis 14 años en primera fila estaba con las manos en los bolsillos. En el salón-teatro del colegio se llevó a cabo la solemne clausura del IV centenario de la muerte de San Francisco Javier. A nosotros nos pusieron “en el gallinero”. Recuerdo que todos mis compañeros aplaudían con entusiasmo, mientras yo seguía con las manos en los bolsillos, pese al empeño de un alumno guipuzcoano que me insistía en que aplaudiera y vitoreara. Realmente Franco no creo que se diera cuenta de mi protesta infantil, pero yo estaba muy orgulloso de secundar lo realizado por mi familia en Pamplona. Al día siguiente se fue y en Pamplona recibió un caluroso homenaje por los vecinos de la Chantrea en agradecimiento por la entrega de 350 viviendas protegidas construidas por sus propios beneficiarios a horas fuera de trabajo, visitó, que no inauguró, el “Monumento a los Muertos”, y los pueblos de Campanas, Olite y Caparroso donde también hizo entrega en todos ellos de los títulos y llaves de casas protegidas. Y así finalizó su visita el 4 de diciembre.

Así informaba Diario de Navarra como el Ayuntamiento de Pamplona nombró el 3 de Diciembre de 1952 al "Generalísimo Franco Hijo Adoptivo y Predilecto de Pamplona"


Bueno con este episodio de memoria histórica, me pregunto yo, ¿Cuántos de los que aseguran con rotundidad que los Baleztena somos irrefrenables franquistas serán hijos o nietos de aquellos que vitoreaban a Franco, mientras nosotros nos oponíamos junto con un puñado de carlistas cuando estaba en vida y en plenas facultades?. Aquí, en aquellos años, no había más oposición a Franco que la de los carlistas.


Durante su visita a Navarra coincidió el cumpleaños de Franco. Diario de Navarra al dar las noticias sobre la visita del "Caudillo" (sic) felicita al "Generalísimo".


Casa Baleztena permaneció cerrada a Franco durante su visita a Pamplona. Esta foto es previa, de principios de siglo, porque en el frontón de la Diputación en vez del monumental conjunto escultórico de Orduna con el escudo de Navarra flanqueado por un ribero y un montañés, realizado en 1951, todavía se veía el insulso óculo que "lucía" previamente. El escudo de Navarra junto con el resto del conjunto escultórico ya ha sido arrancado de la fachada descubriéndose el "artístico óculo mágico" o ventanica propia de una ganbara o de un palomar. Y ahora llámenme franquista.
También se ve el tren Irati que desapareció en 1955
Bueno, espero que hayas conocido un nuevo relato de Pamplona y de la Familia Baleztena que te haya resultado interesante. Y en la siguiente entrada, si Dios quiere, conocerás otro suceso muy poco conocido ocurrido en Leiza.

A diferencia de entonces, este año, con motivo de San Francisco Javier, Patrón de Navarra, Casa Baleztena, la misma que se cerró a Franco, ayer si engalanó sus balcones con el Escudo de Navarra que han retirado del frontis de la Diputación.

3 de Diciembre de 2016, Casa Baleztena engalanada con banderas de Navarra. La familia, a la que no podrán nunca considerar franquista, se enorgullece de la Cruz Laureada de San Fernando que condecora nuestro escudo, no porque hubiera sido concedida por Franco, sino porque fue ganada por decenas de miles de navarros en el frente, entre ellos varios familiares. Nosotros no renunciamos a la verdad histórica. La Laureada que rodea el escudo no es franquista. Como decía el aitacho, Navarra ganó la Laureada pese a Franco (que no simpatizaba precisamente con los carlistas), no gracias a Franco. Para más información pinchar este enlace